Iglesia San Nicolás

Leonleon
Portada

Esta antigua parroquia fue uno de los templos románicos más destacados de la ciudad, cuyos orígenes se remontan a la primera mitad del siglo XII. Se trata de uno de los edificios de mayor relevancia histórica para la ciudad de Tudela ya que en ella recibieron sepultura los restos mortales del rey navarro Sancho VII El Fuerte en el año 1234. Dos años más tarde, en el año 1236, serán trasladados a Roncesvalles. Entre otros hitos destacan también que fue sede de cofradías como la de Santa Natividad, San Bartolomé, Santa Catalina y la de los Ballesteros de San Nicolás. Además fue sede en el siglo XIII del Hospital de San Leonardo o de los zapateros.

Del edificio románico solamente podemos admirar en el exterior su tímpano, del que más tarde daremos detalles. En los siglos XVI y XVIII la iglesia sufre reformas tan importantes que transforman el aspecto primitivo de su iglesia, debido a su estado ruinoso. Actualmente la iglesia está cerrada al culto pudiendo admirar solamente su tímpano románico.

Dicho tímpano se localiza en el muro del Evangelio de la iglesia, sobre la puerta de acceso al templo. Esta pieza es aprovechada de la antigua construcción románica fechándose a finales del siglo XII, contemporánea al claustro de la Catedral de Tudela. Su medio punto está decorado por una cenefa de tallos de abultada hojarasca y piña. Dentro de él se representa la Santísima Trinidad vertical. El Padre Eterno aparece sedente y bendiciendo envuelto en una mandorla, al tiempo que en su regazo se representa al Hijo con brazos abiertos y portando el libro de los Evangelios. La Trinidad se completa con la paloma del Espíritu Santo que se sitúa sobre los divinos personajes. Rodeando al Padre está el Tetramorfos y en los extremos dos personajes que se pueden identificar como David e Isaías, o también como San Nicolás Obispo y un profeta.


Textos: Amaya Zardoya y Deli Blázquez, Guías del Museo de Tudela
Maquetacion y Fotos: Ciudadtudela.com